Cambio Climático: Informe del IPCC 2013 (2ª Parte)

Hace unas semanas publicábamos un post sobre el informe del Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC) , y las conclusiones sobre las observaciones realizadas sobre variables climáticas. Proseguimos en este post con las reflexiones de Pablo Fraile, doctor en Geografía y colaborador de Kartenn sobre las posibles consecuencias del cambio climático:

Como gran conclusión del post previo: que el clima está cambiando, el planeta se calienta, cada vez más. Que está causado por la emisión de gases que han alterado el funcionamiento de la atmósfera. Que cada año hay menos hielo, más tormentas y eventos extremos, menos hielo en las montañas, y más agua líquida en los océanos.

De entrada, hay que recordar que, como ya viene haciendo desde el 2007, el IPCC destaca que el hombre es el causante de este cambio. No lo señala movido por un afán de autoinculpación, sino porque análisis estadísticos muy profundos así lo indican.

Por lo tanto, si la causa del cambio climático es que hemos emitido demasiados gases ajenos a la composición original de nuestra atmósfera, es obvio que nos queda mucho cambio climático por delante. Porque no hemos cerrado nuestras fábricas, ni aparcado todos nuestros coches, ni apagado nuestras estufas, etc. No, de hecho, como sociedad, vamos a más.

Lo que quiero decir es que a la hora de predecir qué va a suceder en el futuro, hay que imaginar cómo nos vamos a portar como sociedad en el futuro. Y teniendo en cuenta a todos los países en pleno boom de crecimiento económico (China, India, Brasil…), la sociedad del futuro será muy diferente de la actual. Por eso nos tenemos que imaginar escenarios, es decir, asunciones “a priori” de cómo nos comportaremos en el futuro los seres humanos.

En 2013, el IPCC ha utilizado 4 tipos de escenarios: RCP2.6, RCP4.5, RCP6.0, y RCP8.5. El primero asume que vamos a emitir menos gases de efecto invernadero muy pronto. Que antes de 2030 se habrán reducido todas las emisiones (unas en 2020, otras en 2025… dependiendo del gas). El escenario RCP4.5 asume que es posible que no seamos tan buenos, pero que aun así empezaremos la reducción de gases de efecto invernadero antes de 2050. El escenario RCP6.5 asume no reduciremos tan rápidamente los gases de efecto invernadero,  y que solo dentro de dos generaciones, los nacidos en torno al año 2030, empezarán a tomar decisiones viendo la que se les viene encima con el clima, reduciendo nuestras emisiones de manera efectiva y de forma apresurada. El último escenario, el RCP8.5 considera que no, que la humanidad no tiene enmienda, y que ni aunque las cosas estén mal de verdad no cambiaremos. Que seguiremos emitiendo muchos gases de efecto invernadero.

Aclarado el concepto de los escenarios,  vamos con el siguiente concepto clave antes de ver qué va a suceder: los modelos climáticos. O más bien EL modelo climático. Un  modelo climático es un modelo matemático en el que se interrelacionan diferentes variables ambientales para obtener predicciones sobre el clima futuro (bueno, o sobre el clima pasado). Los modelos climáticos han cambiado enormemente en las últimas décadas. Desde los inicios, en que solo consideraban una capa de atmósfera y otra de agua, y trataba de predecir qué ocurriría en el futuro, hasta los actuales modelos, que consideran cientos de variables, con diferentes alturas atmosféricas y profundidades marinas, distintas evoluciones en las concentraciones… en fin, una cosa complejísima: Un sinfín de ecuaciones introducidas en superordenadores en las que, básicamente, nos piden unas pocas variables “cambiantes”: ¿cuántos gases de efecto invernadero emitiremos?¿y cuándo? ¿y dónde?. Y si le decimos eso, el modelo, abracadabra, nos devuelve una imagen del mundo futuro: un mapa de incremento de las temperaturas diurnas, nocturnas, de las máximas veraniegas, invernales, de las mínimas, de precipitaciones, de intensidad de las precipitaciones… y así podría seguir un buen rato. Cuento esto para dejar una cosa bien clara: los resultados de los modelos son también muy complejos. Cuando en la prensa  nos cuentan que en el año 2100 la temperatura subirá X grados, solo están utilizando un valor general, medio, y asociado a un simple escenario.

Antes, por tanto, de ver estas predicciones, un último detalle interesante sobre modelos. Este año, en 2013, han cambiado significativamente con respecto a los anteriores de 2001 y 2007: han reducido la incertidumbre. Independientemente de que los resultados sean un poco o mucho más pesimistas que en 2007,  la certeza con la que el IPCC nos dice lo que va a ocurrir es mucho mayor. ¿Causas? El modelo es mejor, mayor capacidad computacional, más complejidad en las interrelaciones y en la precisión de los datos de entrada.

 ¿Qué nos dice el IPCC sobre el futuro?

  • La temperatura se incrementará globalmente más de +1ºC antes del año 2100, y eso en el escenario más optimista (RCP2.6). El RCP8.5 indica una subida de +3.7ºC, y podría llegar hasta +4.8ºC. El peor escenario en 2007 indicaba que como mucho subiría unos 2ºC, así que fijaos si las cosas han cambiado de 2007 a ahora.
Figura1

Fig. 1 Cambios en la Temperatura superficial en los escenarios RCP 2.6 y RCP 8.5

  • La subida no será homogénea espacialmente (¡esto es clave!). En el interior de los contenientes la subida será mucho mayor. Según el escenario RCP8.5, +7ºC en el Sahara. Y en las  zonas de latitudes altas y continentales, la subida podría superar los 9ºC (incluso más de 11ºC en algunas zonas del Ártico).
  • Los océanos se calentarán mucho. La mayor parte de las masas oceánicas superficiales subirán su temperatura entre 2º y 4ºC de acuerdo con los escenarios RCP4.5, RCP6.0 y RCP8.5. No hace falta que imaginemos las consecuencias para la pesca, ¿no?
  • Es casi cierto (virtually certain, según el  IPCC), que las olas de calor se incrementaran en magnitud e intensidad.
  • Consecuencia de todo lo anterior, el ciclo del agua se acelerará. Más calor, más evaporación, más agua en la atmósfera, más nubes, más lluvia. ¿Correcto? Sí, pero no. Observando la figura 2 (el de la izquierda,RCP2.6 y el de la derecha RCP8.5), las variaciones espaciales con respecto a los promedios actuales son grandes, sobre todo en los escenarios extremos. En la Península Ibérica nos tocarán un descenso de -20%  en el escenario optimista. En el sur de Argentina, lo mismo. Y en México, Australia… preparen medidas para el ahorro de agua, que falta nos va a hacer. En otros territorios, lloverá mucho más, claro. Sobre todo en 3 áreas: en los dos polos, por el debilitamiento de los anticiclones polares, en mi opinión causado por el incremento de la temperatura de la superficie, y en el ecuador, por el incremento de la humedad en la ZCIT (zona de convergencia intertropical), a donde van a llegar los vientos alisios aun más cargaditos de agua.

Fig. 2 Cambios en la precipitación media según los escenarios RCP 2.6 (izquierda) y RCP 8.5 (derecha).

  • Los huracanes y tormentas tropicales se incrementaran en su intensidad y frecuencia. ¿A alguien le sorprende?
  • El nivel del mar subirá. La novedad en 2013 es que subirá mucho más de lo previsto. De 25 a 55 cm, según el escenario más optimista, a 45-82 cm según el más pesimista.  En un post anterior sobre los efectos de la subida del nivel del mar hacíamos una cuenta sencilla. 1 cm de subida suele significar 1 metro de retroceso costero en playas, dado que la pendiente media de las playas suele ser de 1%. Haced ahora las cuentas para subidas de 82 cm…
  • Groenlandia se deshelará parcialmente cada verano. Cada verano más, quiero decir. En esta cuestión no hay acuerdo en el IPCC, y esta vez han sido sinceros, y han hecho constar su discusión en el informe. No saben qué ocurrirá. Hay quien dice que se puede deshelar casi el 100% de la superficie, y en torno a uno 30% del volumen (son cuentas propias), y los hay más optimistas que piensan que ni de lejos será tan grave. La discusión se prevé dura, y se dirimirá con más datos y análisis en las revistas científicas. Espero que ganen los optimistas, por la cuenta que nos trae.

Fuente: IPCC, 2013: Summary for Policymakers. In: Climate Change 2013: The Physical Science Basis. Contribution of Working Group I to the Fifth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change [Stocker, T.F., D. Qin, G.-K. Plattner, M. Tignor, S. K. Allen, J. Boschung, A. Nauels, Y. Xia, V. Bex and P.M. Midgley (eds.)].
Cambridge University Press, Cambridge, United Kingdom and New York, NY, USA.
Share
Esta entrada fue publicada en Novedades. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.